ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

Es muy sencillo

Es muy sencillo

nadie quiere la paz

así de claro.

 

 

José Pómez

http://pomez.net

 

 

Anuncios


Deja un comentario

Del propósito opaco a la más tenaz cordura

Del propósito opaco a la más tenaz cordura

bondadosa ruina del reseco entendimiento,

si eres como una torre lidiando entre los bandos

procura enredadera conocida en contienda

como la lluvia avisa a la noche que habla claro.

 

Y si te dicen como en un desafío al caos

que hablas mucho y no callas que eres así de humano,

tal como ese diluvio de la métrica escrita

la verdad expresada desde tu compostura

croma de alguna forma la máxima del tronco.

 

Que apenas sin saberlo describe la rejilla

el brillo acorralado a ras de suelo y en techo,

engarzado en adobe se convierte en la puerta

de la rigidez blanda que siempre admira un huerto

y habla habla y compra por los ocho juncos que escuchan.

 

 

José Pómez

http://pomez.net


Deja un comentario

Al grito ínfimo sopla el encantado brasero

Al grito ínfimo sopla el encantado brasero

sin desmayo el reverso exclama como infinito

la primavera el borde de los acantilados

y la música del tiempo en la mesa que escribe.

 

Y en la cresta del lecho rasante de las piedras

no te sueño te veo sin laberinto acierto

la espiral y refugio seda el hogar la chispa

abierta alegre hallada y desterrada de angustia.

 

Es el viento sembrado de esa tierra del frío

debajo de la cumbre florida y vertebrada

de llanura valiente donde sí lo dijeron

y ampliaron fortaleza en la breve calle al mundo.

 

José Pómez

http://pomez.net

 


Deja un comentario

Vía recta de azúcar retumba en unos versos

Vía recta de azúcar retumba en unos versos

encaminados junto a las diecisiete cabras

del sur del universo plegando en sus dorsales

forcejeo de apoyo mitológico y cómico

allegado y unido a la inconstante económica.

 

Como esa parte esculpe protegidas pisadas

y fueron tan pequeñas tan grandes al instante

desde el norte embrujado con luna renacieron

miradas imposibles mensajeras de acuerdo

de sol adormilado al lado del árbol blanco.

 

 

José Pómez

http://pomez.net


Deja un comentario

Mil capas apiladas junto al cerco valioso

Mil capas apiladas junto al cerco valioso

nunca cada vez menos mi verso es el modelo

de muralla y banano monetizado en hielo

o la locomotora del reloj bondadoso.

Porqueros tubulares de amarillo y ese oso

apilando madera atan escarabajuelo

a mi intento de trébol forjado si pincelo

la arbolada tenaza en la espiral del coloso.

En cúspide de enredos entre conos de paños

de embudos defensivos de metal al azar

y eligiendo las trazas malabaristas cuento.

Que he conseguido al fin después de muchos años

destrenzando la trenza de acierto al comenzar

la acuarela de vela desnuda contra el viento.

 

 

José Pómez

http://pomez.net


Deja un comentario

Se agitaron veloces las manos de las madres

Se agitaron veloces las manos de las madres

negaron el abismo de las independencias

cada perdón se encuentra en un trasfondo imperfecto

hacer cosas hace el colibrí zigzagueando

se busca en el espejo posado en el laurel

se ha reconocido pasó como unos relámpagos

y se quedó parado de repente en el aire

encontró en su interior el reflejo y la otra forma

acompañado y solo elegido en las respuestas

resistentes y amables en qué consiste el vuelo

nadie coge tu mano y entre tumbos dichosos

el mundo empequeñece cuando olvidan tus alas.

José Pómez

http://pomez.net


Deja un comentario

No se parecen esas voces a los recuerdos

No se parecen esas voces a los recuerdos

oscuros de la noche errantes sobre caliza

se encienden y se suman componiendo otro mundo

tan apreciado en bosques como en montes y llanos

de promesas cumplidas sobre campos del río.

Los rápidos de sombra atardecen en los libros

caminan ciertamente lo hacen en la penumbra

pero no en la palabra figurada en el hueco

resuena y no suena el indeciso figurante

complicado e inútil como la escasa fuente.

Por mucho que se ignore la voz de los espacios

y las largas visiones borren auroras vivas

con esa maestría de la cuesta perdida

allanando sin gradas los párrafos de plaza

aguas ilimitadas van hasta al infinito.

La planicie perfecta la lengua concentrada

descubre al mediodía la ala de mariposa

precisa y renombrada en el singular ampliado

del valle en los poemas sobresalen los pasos

a diario presentidos unas cinco o seis veces.

Cigüeña de balcón y de pastelera innata

regresa con sus voces donde siempre ha estado

junto a la coma anclada que hoy zarpa para verte

y compone cincuenta y seis desde la esperanza

que enseñan los geranios y las espigas nuevas.

José Pómez

http://pomez.net