ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

La llevo compartida así es la paz

 

La llevo compartida así es la paz

o progresa la tarde o los granizos

desatarán sabores sin futuro,

o si un regreso a tiempo despabila

demasiado encantado con la noche

apartando lo humano de la culpa.

Y en el comienzo escrito de los tiempos

queda lo que tú quieras –lo haces todo–

permites sincronía y equilibrio

en la horma del estilo abandonado

y al servicio esforzado de los pueblos,

liberando la fuerza de las horas;

para formar a un hombre como al único;

para ser el estribo principal

de la soledad y de los encuentros

al por menor:  el trozo adelantado

del más humilde y terco de los panes.

 

José Pómez

http://pomez.net

la-llevo-compartida-asi-es-la-paz

 

 


Deja un comentario

Falla los prontos y une entre la estampa

Falla los prontos y une entre la estampa

y la destreza extrema de gramíneas

y justamente en el instante mismo

el respeto celado se engrandece

sobre el silencio de los nubarrones.

 

Y el sentimiento en las odas altruistas

los goznes mentirosos de hojalata

y la concentración que disminuye

a veces encendida se transmuta

la escarcha azul finísima del cielo.

 

En las prendas vetadas de los vuelos

se pertrecha el más pobre amanecer

para hacer algo nuevo y más hermoso

mañana a las tres y media de tinta

lo que después será juego de peces.

 

 

José Pómez

http://pomez.netOLYMPUS DIGITAL CAMERA


Deja un comentario

Observadores

Observadores

que nos vienen a diario

de las estrellas.

No se arrepienten

de poesía amada

por silenciosa.

Como en el canto

perfectamente viva

del tiempo blanco.

Llega de allí

al completo reunida

y ya está aquí.

Con fuertes lluvias

finaliza el Otoño

todos los años.

Entre tu vida

el día ha comenzado

como un estanque.

Realizando

un recinto cerrado

de la alegría.

Con la llegada

las teclas se enfadaron

dando un concierto.

Para las flores

descendientes perfectas

de esos tus ojos.

Destaca en ellos

calma unipersonal

de tu camino.

El comprensivo

abrillantado en calma

responde pronto.

Primero pinta

sin daño en el espejo

y luego triunfa.

Y entre tus hojas

eres ventana al cielo

de los vivientes.

Para ser siempre

como una hermosa lámpara

sobre la noche.

 

José Pómez

Http://pomez.netobservadores

 


1 comentario

Viene del ocio la flor que hilaba y no dormía

Viene del ocio la flor que hilaba y no dormía

con el descubrimiento abandonado se ayuda

en su rastro poblado y asombroso debajo

del mar allá en Egipto que arde por su belleza

al superar victoria de hallazgo sorprendente

y tan bien conservado desde toda inocencia

de la naturaleza y ahora en libertad

esas las piedras rojas que explican las versiones.

Se mantienen perfectas y sin exagerar

realmente resultan señaladas de nuevo

e impactante la tesis del dorado perfecto;

todas fueron talladas en los tiempos antiguos

a mano es increíble la rareza del símbolo.

En la costa de Egipto de la promesa anclada

han descubierto varios tesoros extraviados

desde hace mucho tiempo entrada casi perfecta

a otra ciudad hundida en una orilla distante

perdida bajo el mar para siempre no ha sido

sigue orientada al Norte enamorada y con trenzas.

En los años pasados quedaron descubiertos

se remonta artefacto a favor de la apertura

con la prenda de abrigo ama el inimaginado,

y regresa hasta el viento nada común por alto

visible y anhelante, bajo el agua encontrado.

José Pómez

http://pomez.netviene-del-ocio-la-flor-que-hilaba-y-no-dormia


Deja un comentario

Con todos entre destellos

Con todos entre destellos

lo que varía en Agosto

el precipicio escalado

el tono más sosegado

el claro tan indiscreto

en las más íntimas charlas

el suave surco encontrado

sin pretenderlo destaca

las cabeceras del mismo

no molestan para nada

y desde aquí yo lo afirmo.

 

 

La cepa que se deforma

haya distintas aristas

y casi siempre enfrentadas

entre rectas inquietantes

muy florecidas se guardan

estas de cobre al instante

rápidamente se cardan

seguras y deslumbrantes

de los restos alargados

en el momento olvidado

como distancia que ampara.

 

Modificando el sentido

las mejoradas estrellas

al impulso de las vetas

y delante de una puerta

como las nubes sonríe

por las metas encantadas

al rumor que nos separa

el toque que nos reúne

algo así como imantados

tímidamente confirma

los datos que no se enfrían.

 

Las valoradas cortinas

los asombros desplazados

la firmeza de unos versos

la roma y no encadenada

existencia aclimatada

persiste con el estrecho

a partir de la ignorancia

sobresaliente en la rama

sobresaliente en la espera

sobresaliente en centeno

que va idealizando ocio.

 

 

José Pómez

http://pomez.net

con-todos-entre-destellos

 

 

 


Deja un comentario

Palomita de la Luna

Palomita de la Luna

de añada documentada

como una cabra montuna

allí en la barra sentada.

La casualidad perdura

eres propuesta este día

como una herida segura

cabeceando sandía.

Y algunas laderas bravas

saben del prado esperado

y de instante camuflado

tonificando las trabas.

Sorprendida y encarnada

sentado en un taburete

libremente entusiasmada

tan feliz de rechupete.

Y con la danza del velo

son tres probabilidades

yo creo en ti y en tu vuelo

depositas las verdades.

Desterrando la pereza

y modelando la Junta

previa al inicio de empresa

yo recuerdo esta pregunta.

 

 

Refiriéndome al deber

Que te hice hace unos quince años

¿Sabes lo que vas a hacer?

pisando así esos peldaños.

La respuesta me conforta

tú respondiste lo adoro

y lo demás no me importa

con chocolate del loro.

 

José Pómez

http://pomez.netpalomita-de-la-luna

 

 


Deja un comentario

Lo puedes desde el arte como unas ristras de ajos

Lo puedes desde el arte como unas ristras de ajos

lanzadas como un sueño solamente silbado,

los ímpetus de paz las grandes melodías

inventando la senda viviendo en el cristal.

Y mañana en la escuela compartiendo la vida

con los dejados rápidos admirando las piedras,

con las cepas de entonces en el dardo olvidado,

con el viento y el ramo que tres vueltas devuelve.

Merece algo valiente ya ha quedado probado

y encuentra el ganador de verdadera portada

del río aproximada a las palmeras sin sombra.

Disfruta la esperanza cuando se deposita

en recipiente más adecuado y permanece

como un carro que empuja un ángel y su alma cierta.

Quizá era filigrana

con las caricias

de los medios

aquel aserradero

el percance de tomillo

instante cumplimentado

el olor del calor

como el árbol que agita

hogar de primavera

habitación en verano

después

 

José Pómez

http://pomez.netlo-puedes-desde-el-arte-como-unas-ristras-de-ajos