ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

Con tacto se ilumina lo que alerta tu nombre

Con tacto se ilumina lo que alerta tu nombre

se concreta el avance y se sincera el estudio

no existe el cambio objeto en flama sí los antojos

son sabores templados que encogen las mañanas

que persiguen sonidos complacientes al verso

como un tambor rizado en la estatua enamorada

te abrazo con más fuerza cuando te hablo al oído

no lo has imaginado yo estoy aquí a tu lado.

 

 

José Pómez

http://pomez.net

Con tacto se ilumina lo que alerta tu nombre

Anuncios


Deja un comentario

Si te comprime

Si te comprime

la dulzura del aire
en la autopista
ten la certeza
tú me lo preguntabas
te estoy leyendo
y archivo la hoja roja
que trecha en el sendero.

José Pómez
http://pomez.netpanoramio-57078298


Deja un comentario

Maldito acierto incruento en el boceto.

Maldito acierto incruento en el boceto.

 

Complacido en el trébol que tu observas

los puzles tan brillantes suspendidos

por la ausencia razonan roce y frío

en la ventana cuelgan infinitos

requisitos de menta y agregados.

 

Las probabilidades existentes

ociosas e incumplidas se evaporan

y al final en la cresta participan

remiten perdiéndose entre las tablas

y anhelos descansados de prudencia.

 

José Pómez

http://pomez.net

Maldito acierto incruento en el boceto.

 


Deja un comentario

El sufrido común contrahízo subterráneo

El sufrido común contrahízo subterráneo

propietario del aire en el costado amarillo

de las peladas sombras encima y no debajo

entre los corsos algo inmaterial aparece

que dejar de ser siempre amplía los horizontes

golpeados por rosas con cantos agrietados.

El prometedor brinca en el punto medio y junta

el sabor egoísta del asfalto esquimal

y en el tránsito objeto de las formas futuras

se agrupan en un todo dejando ver cordura

y asiento soleado se identifica como

la piedra que sirviera para moler el grano.

Las rajas de las cosas que no soportan fuerza

lideran y desplazan crudeza del olvido

contra un temido surco se empeña porcelana

en ocultarlo al claro día de los comienzos

ese cuenco de barro roto si se destapa

tiene su grillo y canta en el lugar reinventado.

 

 

José Pómez

http://pomez.net

El sufrido común contrahízo subterráneo


Deja un comentario

Con serenidad larga declive y desconsuelo

Con serenidad larga declive y desconsuelo

afortunado bajo en el regadío antiguo

del flexo del oído del aluvión y faro

del momento templado y ristra de la andanada.

Como encontrarse espacio entre la olvidada espuma

y la tierna velada de enclave y del latido

del sillón blanco insomne que enmarca el comentario

de la envidia arlequín y del invento inmaduro.

Ahora alejado en ti como ya es de costumbre

e impregnado del aire tú puedes verlo en reja

colmado de alegría con tu fuente de apegos.

Y permanece y queda donde quiere tu prosa

configurando tu alma como esa flor con voz

que no se quebrará mientras tanto él no lo quiera.

 

 

José Pómez

http://pomez.net

Con serenidad larga declive y desconsuelo -

 


Deja un comentario

Voy a escribir si toco intermitente a Aurora.

Voy a escribir si toco intermitente a Aurora.

 

La más dulce y sensata cargadora de pilas

he de escribir contigo el balance acostumbrado

al releer tus cosas la meta es festejar

complacido en las formas en que me quieres siempre

la loca maravilla de la libertad plena.

Te ata y me ata al dulce ácido de los sentimientos

me encantan las personas raras y más rarísimas

así como tú helada medida y milimétrica

concreta en el paisaje de la esperanza nuestra

y en las nieblas cansadas de las cartas de afectos.

 

Y pueblan todo el bosque en una acaricia de agua

discurre la evidencia engañada y colectiva

continúa el reguero alimentando raíces

profundas como manos inconclusas al viento

perfilado el sillón que se retira y vuelve.

La enérgica anhelante de los rostros que anuncia

pormenores azules y los mudos ladridos

y queda saludada la espectadora amada

discreta inexorable en el mástil de las luces.

 

José Pómez

http://pomez.net

Voy a escribir si toco intermitente a Aurora.


Deja un comentario

Las veintiuna verdades son barridas en la era

Las veintiuna verdades son barridas en la era

las va encontrando un niño cuando apenas despierta

las convierte al instante en el mejor instrumento

musical del momento y ensayando en su mente

dirección a la escuela viven las flores vivas

y desde el primer verso de trompeta y trombón

agita los pies sobre todo charco que encuentra

recobrando la vida al borde de los sonetos.

Su cabello rizado retratado en la luz

resulta cuasi blanco encadenado en promesa

de futuro y poema los nuevos corazones

que bendicen las tierras más fructíferas de hombres

con ventanas idénticas se afinan los vientos

algunos imparables de eficiencia y misterio

en cartas manuscritas y todas importantes

como una hilada extraña de regreso a la rama.

El placer de las piedras contentas y profundas

como un cerco de perla se armoniza en la arena

y se recorre en larga caminata de aurora

igual igual que la hiedra separada del muro

la tristeza regresa por el alma agrietada

adecuando las penas al pensamiento ajado

del papel solitario donde no acude el verso

con tus besos soñados los mejores del mundo.

Desde aquí van las gracias a lo que es cierto y vive

ese rostro de trigo la afirmación solar

de las repeticiones y de qué modo enjambre

en el polen vaivén de toda la suerte anclada

como esas dos almas miran la suerte y respiran

esperando recodo en capa de falsedades

el apoteosis llena y prepara el reflejo

donde nadie quisiera florecer ni mirarse.

José Pómez

http://pomez.net

Las veintiuna verdades son barridas en la era