ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

Voy a escribir si toco intermitente a Aurora.

Voy a escribir si toco intermitente a Aurora.

 

La más dulce y sensata cargadora de pilas

he de escribir contigo el balance acostumbrado

al releer tus cosas la meta es festejar

complacido en las formas en que me quieres siempre

la loca maravilla de la libertad plena.

Te ata y me ata al dulce ácido de los sentimientos

me encantan las personas raras y más rarísimas

así como tú helada medida y milimétrica

concreta en el paisaje de la esperanza nuestra

y en las nieblas cansadas de las cartas de afectos.

 

Y pueblan todo el bosque en una acaricia de agua

discurre la evidencia engañada y colectiva

continúa el reguero alimentando raíces

profundas como manos inconclusas al viento

perfilado el sillón que se retira y vuelve.

La enérgica anhelante de los rostros que anuncia

pormenores azules y los mudos ladridos

y queda saludada la espectadora amada

discreta inexorable en el mástil de las luces.

 

José Pómez

http://pomez.net

Voy a escribir si toco intermitente a Aurora.

Anuncios


Deja un comentario

Las veintiuna verdades son barridas en la era

Las veintiuna verdades son barridas en la era

las va encontrando un niño cuando apenas despierta

las convierte al instante en el mejor instrumento

musical del momento y ensayando en su mente

dirección a la escuela viven las flores vivas

y desde el primer verso de trompeta y trombón

agita los pies sobre todo charco que encuentra

recobrando la vida al borde de los sonetos.

Su cabello rizado retratado en la luz

resulta cuasi blanco encadenado en promesa

de futuro y poema los nuevos corazones

que bendicen las tierras más fructíferas de hombres

con ventanas idénticas se afinan los vientos

algunos imparables de eficiencia y misterio

en cartas manuscritas y todas importantes

como una hilada extraña de regreso a la rama.

El placer de las piedras contentas y profundas

como un cerco de perla se armoniza en la arena

y se recorre en larga caminata de aurora

igual igual que la hiedra separada del muro

la tristeza regresa por el alma agrietada

adecuando las penas al pensamiento ajado

del papel solitario donde no acude el verso

con tus besos soñados los mejores del mundo.

Desde aquí van las gracias a lo que es cierto y vive

ese rostro de trigo la afirmación solar

de las repeticiones y de qué modo enjambre

en el polen vaivén de toda la suerte anclada

como esas dos almas miran la suerte y respiran

esperando recodo en capa de falsedades

el apoteosis llena y prepara el reflejo

donde nadie quisiera florecer ni mirarse.

José Pómez

http://pomez.net

Las veintiuna verdades son barridas en la era


Deja un comentario

Algo más que felices

Algo más que felices

revestidas en dudas

con toda la potencia

de ranas mentirosas.

Desprendiendo los hilos

de atenciones esclavas

inhumanos diversos

la ocultan y la acusan.

La alevosía acampa

en amargos cimientos

su tristeza es pequeña

y motiva desorden.

Al poco decimales

y anodinos de sombra

de aspereza concreta

e invisible al olvido.

El día mentiroso

para ella desmedido

es cómico y anuncia

mucho oro para toldos.

La función que comienza

muestra un reo dormido

antes de nada al choque

erguido en corredor.

Pionera de la tarde

aventadora en planos

la primera conquista

de todos los pesares.

Engrandece el susurro

el hueco alamborado

donde se engancha en todo

la rana de los tientos.

Como un verso pintado

en románticas rosas

se agolpa en agujero

de la melancolía.

Su frescura nocturna

retumba con sus pasos

pero no es caso aislado

la rana está con fuerza.

José Pómez

http://pomez.net

Algo más que felices


Deja un comentario

A alguna parte irán

A alguna parte irán

si salen de tu boca

los pajarillos nuevos

apenas sin volar

sin poder enseñarle.

 

Completos de respuestas

avanzan y no avanzan

en ese baile mudo

de la música herida

ignorándolo todo.

 

Quizá si se tocaran

el fuego y las presiones

vestidos en la noche

inexacta en el fondo

inherente de sol.

 

Una tendencia aturde

con la risa enfrentada

para vivir la grama

bajo las manos niñas

de los juegos anclados.

 

El edén de las aguas

en el alma de arena

transforma lo vivido

realidad no impropia

saltando sobre el vino.

 

Toda esa letra blanca

como si fuese espera

que confirman lo insólito

las metáforas nunca

finalizan los viajes.

 

José Pómez

http://pomez.net

A alguna parte irán


Deja un comentario

La saciedad que ataca a toda la valentía

La saciedad que ataca a toda la valentía

despegada de abrazos colorea a tu espalda

la calma del destajo en que el vaso se imagina

la imagen asfaltada esa luminosa y fría

no asusta a las palomas no sirve para nada

adorna una cornisa y poco más con ayuda

del viento no muy fuerte presente en la coraza

el mérito es un mínimo valle de finitos.

 

La posada que sube bajo unos distintivos

la moda de la escama cubierta de veleta

a la vista sembrada en la piedra y el abeto

nada es mica en la linde ni en nubes venideras

cuentan en cambio pobres matrices del instante

figurillas pequeñas de nuevo modeladas

el sinsentido helado de comba vivaracha

así un destello vuelve sobre la compañía.

 

Y esa es la meta inútil acompañando al césped

de toda primorosa y deslumbrante mañana

con eficiente efecto silenciador en ella

yo sí te oigo amor mío y mirándote comprendo

lo que en ti significan los días descarnados

la quietud de las horas en el umbral celeste

de lo que trata afirmo es de esas mal retenidas

las caricias de acacias que razonan latiendo.

 

 

José Pómez

http://pomez.net

La saciedad que ataca a toda la valentía


Deja un comentario

Con ignorar de donde es parte no es suficiente

Con ignorar de donde es parte no es suficiente

al principio destaca en el sentimiento público

como una muy holgada muestra mutante y cándida

desbandada nocturna de canguros inquietos.

Más tarde un hola alarga los senderos pensados

y en la veloz sorpresa de las conversaciones

el complejo de ramas se agrieta con las letras

débiles y supuestas refrescando paredes.

 

Y en esa feliz villa de todas las verdades

novedosas y fáciles para promover

necesidad mellada con la nueva alegría

va de un hilo que nadie lo comprende ni ha visto

nunca y sin esperarlo justamente en la siesta

en el ultimo verso te aproximas a mí

buscando duplicados donde no existen copias

lógicamente he huido una vez más hasta el cielo.

 

 

José Pómez

http://pomez.net

Con ignorar de donde es parte no es suficiente

 

 

 

 

 


Deja un comentario

En la mínima acusa y a dos manos

En la mínima acusa y a dos manos

voluntarias no alcanzan el destello,

quizá ese amor de palmas olvidado

en la última ventana del espacio,

se destapa o contempla en curvatura

y anuncia la limpieza de las almas.

El comienzo de un beso en el trabajo

exactamente anuncia a la primera,

recorren los dos galgos y a la par

cordilleras terribles anunciadas,

cuando se ama a diario y ya sin reservas

eternidades surcan los jardines.

José Pómez

http://pomez.net

En la mínima acusa y a dos manos