ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

La oscuridad estaba dormida sobre el firme

La oscuridad estaba dormida sobre el firme

y al borde de los sueños profundiza en la linde,

ya amontonada con los cantos desvanecidos

hurtados en la sombra amplia de los vientos agrios,

las medidas mojadas en cilindro oxidado

que entristece a la furia y al betún inclinado,

las harturas se borran en jardines del tiempo

como ese tu olor dulce de la vida y de voces.

 

Hay pesares callados bajo el cauce del río

y de las bienvenidas silenciosas y blancas,

perplejos condicionan con la extensa y remota

despedida en la lluvia que la aridez ablanda,

liga del horizonte va engañándose el trance

como cualquier fervor inusitado y limpio,

se doblega a la fibra de amor y de certeza

simplemente minando los hechos y condenas.

 

José Pómez

http://pomez.net

Anuncios


Deja un comentario

Bengala.

Bengala.

Si tú me dices que se hace difícil

la ventaja enfrentada y las miradas

al tenerme tan lejos y tan cerca

y a la vez me hablas de agua y de desiertos

de sed y de los cielos claramente

sabes que me atrapaste los sentidos

mi voz y pensamientos ya son tuyos

siempre lo fueron pero ahora abrazan

como nunca lo hicieron al unísono

donde a diario la Luna te acompaña

reflejando tu brillo y hasta el hambre

no retrocede vuela el verso al mundo

que empieza la mañana y ha empezado.

 

 

José Pómez

http://pomez.net


Deja un comentario

La cáscara de arroz

La cáscara de arroz

no alimenta la calma

aunque quiera y florezca

como cosa olvidada

reseca lo mojado

y se encuentra esparcida

entre miles de espinas

calló la queja al suelo

triste y enamorada

entre sitiados pétalos

y sillares alegres

poderosa en la linde

y en el color penosa

enmendando el objeto.

Y es durante la cría

cuando de modo fácil

se vienen removiendo

del aislado poder

al gran esparcimiento

y cuando la descarga

suministra amplitud

al montón la amargura

de la rica azucena

se entrega y se acumula

como tensas tensiones

aquejadas de enojo

donde nadie las ve

entre polen y piedra.

José Pómez

http://pomez.net


Deja un comentario

Otros sitios ocupan los sentidos

Otros sitios ocupan los sentidos

lentamente aconsejan las caricias

y en otros se tramitan los espacios

que detienen y fijan las miradas.

Y en la nueva mañana que va al Norte

se aprecian las pisadas imborrables

las ganas y los vuelos refugiados

muy próximos al centro de la arista.

La tempestad del bien ha prescindido

por completo de todas esas noches

que obligan a centellas a encontrarse

en el sello refugio desatado.

Y al filo retorcido en las ideas

se escribe hoy mismo la maceta vista

y el turno de la sopa al viento vivo

lo aguanta sobre el pliegue resistente.

Como a contracorriente se sustenta

sobredimensionada entre las nubes

la incertidumbre del pasado es clave

sin ser distinta alienta ¡ay! la existencia.

 

José Pómez

http://pomez.net

 


Deja un comentario

Justo en el resto del mundo

Justo en el resto del mundo

con idénticas caídas

se protegen las arenas

de las luminosas noches.

Voraces de orilla amantes

de los tesoros de besos

y el descuento reinventado

falso falso y publicado.

En medio de un grito antiguo

destaca el rugido ambiguo

el reclamo del descuento

y esa inercia de los jóvenes.

Yo con mi atolondramiento

aquí puedo decir niño

y puedo decir docena

así lo aprecia mi musa.

Falta un número al final

de los ocho que te di

no es difícil encontrarlo

si te digo que es el uno.

Y así lo escribe mi mano

vuelvo revisando el tique

cuando he sido sorprendido

como a chino en medio el mar.

Hoy me han vuelto a engañar

las olas no llegan solas

son mucho más duraderas

se prorrogan en el tiempo.

 

 

José Pómez

http://pomez.net

 


Deja un comentario

Descontando los cuentos de los dedos

Descontando los cuentos de los dedos

describe el lamento y suena a tu nombre

la melodía humana vibra enredos

concienzudos violentos de renombre.

Y el bullicio encargado profundiza

bóvedas luminosas son odiadas

en lo ajeno en lo inerte y cristaliza

el zócalo del viento a dentelladas.

 

Como esa risa que tu cara muestra

me abriga fantasía silenciosa

las llamadas pendientes lo demuestra

de los dos tú eres hoy la más juiciosa.

Sí. Pienso en ti y en tu lucha acentuada

en el afán que agita el frenesí

en la hora de la noche prolongada

y en la nieve que obliga pienso en ti.

 

 

José Pómez

http://pomez.net