ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

Demora contingencia en planicie adelantada.

Demora contingencia en planicie adelantada.

 

Alcanzar a la espera ínfima de los modales

bajo nada en lo que puede distanciar los choques,

lo que acude y se evita desmantelando el lienzo

y con la incertidumbre expresada en lo dejado,

en ese pensamiento se valora y se encubre

con la atadura ampliada y cercenada de nuevo,

para no acicalarse el libre comportamiento

de las situaciones cuasi automáticamente

indefinidas al afinamiento sensible.

 

Sí que importa el proceso y más la presencia importa

y que no finalice la atención y el reclamo

de las prudencias rectas aunque si irrenunciables,

al capaz desempeño de la virtud humana

de alargada mesura que resuelve el concreto

considerado esquivo particular y fácil.

Afirmativo en el respeto determinante

desde las circunstancias nubladas y egoístas,

nuevamente arrebata el más pequeño deseo

de la frecuente ciencia en ámbito del afecto,

la comprensión se eleva por encima del verso

si interesa a la misma sabiduría esclava.

 

José Pómez

Demora contingencia en planicie adelantada.


Deja un comentario

Redoblaba con eco inevitable de vida

Redoblaba con eco inevitable de vida

con las reparaciones al pormenor helado

medidor del milímetro impaciente e injusto,

pone en lo posible el esfuerzo de las maneras

y como soportando el apartado medido,

destacando el esfuerzo del cilantro imantado

esa paciencia esclava que prevalece en medio;

Del respeto olvidado verdadero de afecto

y predeterminando ahora que apenas queda

significado ejemplo afectado de la pausa,

posibilita el aire razonado en la escucha

y alarga voluntad de la esperanza cierta,

sobrepasando esfuerzo sonrosado y amable

vencía la alegría de las nuevas palabras.

José Pómez

Redoblaba con eco inevitable de vida


Deja un comentario

A los panales dorados

A los panales doradosA los panales dorados

difíciles de calar

donde se permite hablar

mas por exteriorizados

a molestos y pesados.

La aromatizada para

si es la linde que separa

desde el repunte de instante

masticable en semejante

límite de la cuchara.

 

José Pómez


Deja un comentario

Nosotros también.

 

 

 

 

Nosotros también

Nosotros también.

Lentamente aclimata y apresura

entendimiento el ramo perfumado

lanzado con valor de una criatura

la noche descubierta entre las manos.

 

De intentarlo al completo entre las hojas

y desde el crecimiento desde siempre

al reflejado avance de regresos

las cumbres preguntaron por principio

enérgico de rienda elemental.

 

Relata la ternura voladora

multicolor de estrella de los montes

pedregal motivado por gigantes

de la serenidad más ampliada

que los motivos blancos de la ruta.

 

A lo indicado en la energía lacia

de los jazmines en venta y lenguaje

recordado en las normas de la vida

lo principal y amargo de continuo

cuando aguarda enseguida la belleza.

 

Ampliado en el amor y en la amistad

y en tantos por las nubes más angostas

que se adueñan de sueño perseguido

por el dragón de las mil creaciones

empezando el destino de las luces.

 

José Pómez

 

 


Deja un comentario

Del sensato emplazado.

Del  sensato emplazado.

No es deseo es verdad de unir unos versos rotos

a la aleta dorsal del eucalipto en sombra

tal como una esquilmada niebla en los pedernales,

ternura acompañada en barriles replantados.

Ni la cadencia escapa ni la serenidad

sonora y se describe en los siete gestos nuevos

a la vez y se ofrece rápido en antebrazos,

los sembrados del suelo agregan con las sonrisas

algunos cuasi instantes al oro hecho de barro.

Perduran entre tanto alzado del presentido

al retornado cerco de veinte primaveras.

 

Quizá es lento el descuido de ganancias escritas

allí donde los focos afrutan novedades

en sí mismo reemplaza y vive suavizado,

sí se narra el helado laberinto salado.

Vivificante en todo con consejo inicial

desde el poro inventado en la peña agradecida

retoma la blancura apergaminada y suave,

del río oculto del horizonte despejado

del  arbolado neutro y la escollera halagada.

Y acudieron los cielos y regresan por siempre

las aguas a cubrir esas marismas de oro.

 

José Pómez

http://pomez.netDel sensato emplazado

 

 

 


Deja un comentario

Cumple su voluntad

Cumple su voluntad

permanece en la fuerza

favorable a la espera.

Si no tiene sus tiempos

la soledad le aplasta

en sus ojos se ve.

Y lo delata su alma

no olvida a compañera

ni lo hará mientras viva.

 

La obediente y oscura

perfectísima rima

¡ay! así era ella así era.

 

José Pómez

http://pomez.netCumple su voluntad