ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

Con la orilla centrífuga comienza

Con la orilla centrífuga comienza
el descenso a la noche y la aventura
precipita el regreso a la ternura
de la inimaginable recompensa.

En la debilitada sombra intensa
la campanilla atada a la mesura
pasa el pesar gracias a su atadura
y hasta el final confía en lo que él piensa.

Si se marcha, regresa con los frutos
y es el niño anterior de los adultos,
el libre prisionero de los lutos.

Cuando la ira, no mira los insultos,
fenestra con luciérnagas del mundo
no se puede dejar sola un segundo.

José Pómez

jose@pomez.net

Con la orilla centrífuga comienza

Anuncios