ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

Donde se ideó el bien se engrasa en paz

Donde se ideó el bien se engrasa en paz
universal jarrón azul de espuma;
no existía la culpa del portazo,
no existía la máscara de luna,
no existía la torpe solución,
ni los atajos del fondo amarillo,
ni el círculo cerámico que salva.

Quizá separar es lo que más une
el toro decorado con cuarenta
y seis letras, no neguemos el mundo
sin perder la razón al patentarlas.
Repartidas así como ahora están,
pero mucho más grandes y habitables
por dentro como si fuesen castillos.

Lo idearon como un bien esfumado,
existían algunas prisas raras,
las casi sombras de nonada estaban
elaborando muestras de retama.
Y los camaleones se cruzaban
los senderos con nidos de los mirlos
son sobres verdes que hay que compartirlos.

Cuando la zona clara se idealiza
con la sinceridad desconocida,
cansada de empujar viene la vida,
es muy pequeña como el sol se muestra
inseparable y llega con sonrisa,
y tiende a pensar con la claridad
del día que hace frente a la verdad.

Ofreciendo romero ella se aleja,
así la buena gente va ofreciendo
la llavecita viajera y ocurre
en todas las capeas de la mano.
Con insignificantes alabanzas
empujo en tu desánimo la letra
perpetua que aquí nadie cronometra.

José Pómez
http://pomez.netDonde se ideó el bien se engrasa en paz

Anuncios