ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

¡Venga aquí y no olvide el sabor del cocido!

¡Venga aquí y no olvide el sabor del cocido!
para que el hambre muera, es necesario:
abrir la boca, comer lentejas,
beber migada la leche entera,
repetir, el plato a cada rato…
y al postre vaciar hasta el frutero,
negar si preguntan has comido,
por si te ofrecen un buen puchero.

Pero para que el hambre muera en el mundo
además hace falta algo de dinero;
debemos darle justo al de enfrente,
y hacerle la vida placentera,
corramos, seamos los primeros…
en la asistencia del moribundo;
para que siga usando los dientes,
como un imprudente presidente.

José Pómez
http://pomez.net

¡Venga aquí y no olvide el sabor del cocido!


Deja un comentario

El retal de preguntas operantes queda en el tendedero.

El retal de preguntas operantes
queda en el tendedero.
Por poco no es cuestión determinante
la pagoda de luz.
La mala hierva crece en el tintero
hasta por la rendija
de la piedra más dura a contraluz;
pero el mismo cuchillo…
que sirve para abrir lo que cobija
las ostras, las arranca
pacientemente solo el hombrecillo
que observa la etiqueta.

Puñado de poemas, letra blanca,
garabatos de sol,
sentados en la mar de aquel poeta:
la brisa de tus labios.
Vierte la ensaladera en caracol
de la luna, luceros
de plata y van cayendo en los más sabios
máscaras de laguna.
Pirámides de puño como arqueros
si únicamente hay
el hambre de esperanza sin vacuna,
todo está por hacer.

José Pómez
http://pomez.net

El retal