ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

El vendedor de láminas llegó

El vendedor de láminas llegó
a feroz galería con llamada,
comenta no estar interesada;
minando su pintura lo negó.

Y sigue trabajando, eligió
una de las pequeñas apagada,
como triste parece desusada;
tocando mercancía insistió:

En la meta sencilla está velada
siempre libre encerrada ama la más
hermosa maravilla laminada.

Al ser partida nunca es dañada
crece se multiplica, además
permanece la forma inmaculada.

José Pómez

Anuncios