ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

Una prueba no urgente de lectura.

 

Quizá alguien reconozca esa hoja enorme en el aire,

que distinga en la sombra árbol al que pertenece.

Puede incluso observando por la ventana el mundo;

Preguntar si la tengo cuando acabas de verla.

Aquí debo decirte lo que allí ya te dije,

no es ninguna otra cosa y de ese árbol tengo dos.

Pero tú solamente podrás decirme escrito,

–ni lo intentes siquiera mirándome a los ojos–

lo que a la otra hoja mucho más pequeña le hacía.

Y bien pudiera darte idea a modo de pista,

decirte que a tu lado esa hoja que se partía,

con ese gesto anclado a las únicas mitades,

te decía te quiero y tú tan solo me enviabas

muchas estrellas nuevas y sin ver ningún libro

acumulando espera diaria ya es para siempre,

traídos desde allí están aquí y hasta en el cielo,

ese mi arbusto verde que tú también lo tienes

e ignorarás la especie y es por el bien de todos.

 

José Pómez

http://Pomez.net

UNA PRUEBA NO URGENTE DE LECTURA

Anuncios