ECIBERLAN

Poemas


1 comentario

Del sensato emplazado.

Del  sensato emplazado.

No es deseo es verdad de unir unos versos rotos

a la aleta dorsal del eucalipto en sombra

tal como una esquilmada niebla en los pedernales,

ternura acompañada en barriles replantados.

Ni la cadencia escapa ni la serenidad

sonora y se describe en los siete gestos nuevos

a la vez y se ofrece rápido en antebrazos,

los sembrados del suelo agregan con las sonrisas

algunos cuasi instantes al oro hecho de barro.

Perduran entre tanto alzado del presentido

al retornado cerco de veinte primaveras.

 

Quizá es lento el descuido de ganancias escritas

allí donde los focos afrutan novedades

en sí mismo reemplaza y vive suavizado,

sí se narra el helado laberinto salado.

Vivificante en todo con consejo inicial

desde el poro inventado en la peña agradecida

retoma la blancura apergaminada y suave,

del río oculto del horizonte despejado

del  arbolado neutro y la escollera halagada.

Y acudieron los cielos y regresan por siempre

las aguas a cubrir esas marismas de oro.

 

José Pómez

http://pomez.netDel sensato emplazado