ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

(Carina) Para la dama de la Virgen blanca

Para la dama de la Virgen blanca
que pide perdón sin ningún motivo,
comparte su alma con la voz profunda
del mudo verdadero acostumbrado.
A los consejos no pedidos callo;
para que te hagan sola razonable
y feliz descansada por el mundo
de tus manos que aprietan esas cintas
de papel envolviendo tus galletas.
Y no quiero que mueras despegada,
y no quiero que mueras ni de hambre
y no quiero que mueras alejada,
y sé que no lo harás so enamorada
carina de trenzados celestiales
porque la amas con eterna locura.

José Pómez
http://pomez.net

Anuncios