ECIBERLAN

Poemas


Deja un comentario

Voltea.

Voltea.
Unos días de lápiz de grafito
cerca del mar de España esperan suerte,
se acumulan con un trazo que advierte
debilidades en mi verso escrito.

Tal vez me beses como el infinito
merodea curioso y se divierte,
con la sensación que logra en el fuerte
torpeza al subir su escalón inscrito.

Bronce rubio y brillante azul hermano
con aire callejero que es gratuito
rutas de coral senda de italiano.

Se puede leer bello manuscrito
que esculpe la bondad en el Verano
donde se pierde el tiempo tan fresquito.

José Pómez
http://pomez.net

Anuncios


Deja un comentario

¿Sobra velocidad desenfrenada en siesta

¿Sobra velocidad desenfrenada en siesta
en el recuento de todos los sueldos sueltos?
¿quiso la cumbre unir la causa con el clima
un techo realizado con conversaciones?
¿otorga la mañana trabajo preciosa
ignorada destreza enseguida indomable?
¡¡¡al servicio del mote de la libertad!!!

José Pómez
http://pomez.net


Deja un comentario

Este segundo único construye sin poder

Este segundo único construye sin poder
una ayuda descuenta con la mortal entrega.
Por significativa para ciertos criterios
algunas manos faltan para poder nacer.

Es beso fugitivo y es el beso que ruega,
un instante es la sed de los mayores misterios
del estado que siempre recompensa reflejos,
que se mantienen y sirven fielmente en los sueños.

Y aunque a veces están solos sí llevan los viejos
entre volcanes sus alas y siempre risueños,
pregonan sus recuerdos de la tarde más tibia,
como beben los pájaros siente el andarín
solariego frescura en llamarada y resalto:
un guiño de un solito, valle contento alivia
todo un segundo al joven, y al justo del jardín,
es un sentido que lo impulsa amado en lo alto.

Ese intento de remo conduce con volante,
hondo chisporroteo del alcance profundo,
de la espina que vuela, con la rosa verbal,
con las reglas del sueño los niños inmigrantes
hacen la patria más universal de este mundo;
como un escarabajo en un tarro de cristal.

José Pómez
http://pomez.net


Deja un comentario

Una falda de tablas bien alisada

Una falda de tablas bien alisada

Aprendí a planchar en la mar costurera
las aguas salpicadas de la frontera
que solapaba con la ola más viajera,
la arena serenísima salinera;
desde entonces los riesgos de la ribera:
escarpados dichosos de mi niñera,
regresan con la última mensajera,
la que no evitará ninguna escollera,
mañana entrará sola ansiada naviera,
sin arrugas están las cunas veleras,
y aunque brotó el óxido dentro y por fuera,
le estaré agradecido
y hasta que muera,
transmitiré faena
por marinera.

José Pómez
http://pomez.net


Deja un comentario

Al buen criterio de vuestras mercedes

Al buen criterio de vuestras mercedes
dejo nueva visita a la paciencia
y al esplendor que busca turbulencia
descubrir otra lima azul en redes.

Que al minuto obligado en cuanto puede
niega conforme el frío de solvencia
desaparece toda equivalencia
crece en el tarro y sube sus paredes.

Si resulta el consumo inoportuno
los desafíos del empeño bruno
crecen como la música alistada.

Ya están impresas sus notas en hojas
de camelia arrugadas que por flojas
se recomponen como una balada.

José Pómez
http://pomez.net